sábado, 29 de noviembre de 2014

En Reino Unido a la gente no le gusta compartir los asientos del tren, y otras historias.





Nos miran y piensan que somos diferentes. Nos miran porque saben que ya estamos aquí. Ya estamos aquí, ¿qué pueden hacernos? Ya estamos aquí, ¿cómo vamos a volver? A la mitad del camino me olvidé de las palabras. Nos recogieron con otras, conquistamos su hogar. Y después volvimos a casa, y no pudimos entendernos.

Ya no serás un animal de la sabana africana. Ya no serás ese animal que vino de lejos para no quedarse, que aprendió a sobrevivir al clima. Ya no podrás culparme de la muerte de la luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada