viernes, 21 de enero de 2011

la levedad o el peso.

Agarrar una mano es como aferrarse al borde de un precipicio.

+

22 comentarios:

  1. una mano

    esa orilla
    del náufrago


    .*

    ResponderEliminar
  2. El precipio está al final de su cama.

    ;)

    ResponderEliminar
  3. ese libro es grande. disfrútalo. la primera vez que lo lees es única.

    ResponderEliminar
  4. Es mi libro favorito. Lo leí por primera vez a los dieciséis años y me ha marcado cada siempre. Sin embargo, cada vez que lo releo descubro algo nuevo. :)

    ResponderEliminar
  5. El ser pesa demasiado. A mi me encanta el fragmento que habla de lo peligrosas que son las metáforas porque uno puede acabar enamorándose.

    Muchos besos, Em.

    ResponderEliminar
  6. "las metáforas son peligrosas.Con las metáforas no se juega. El amor puede surgir de una sola metáfora."

    Y es totalmente cierto. Esa parte es genial.

    Un beso enorme, Odile.

    ResponderEliminar
  7. escuece, pero soltarse duele más.
    (y da más miedo)



    pd: peces
    de colores
    para tus tardes
    de domingo

    ResponderEliminar
  8. Yo lo releí este verano después de casi ¡15! años y lo que entonces me pareció literatura ahora era tan tan tan la vida misma que flipé.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. qué bueno, me encanta...

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Memorable recuerdo de este libro, Kundera nunca ha vuelto a llegar tan alto (esa mezcla de literatura y vida -lo que debería ser redundante-).
    Tu verso podría, creo, prescindir del epígrafe de Kundera, pese al reconocimiento. Liberaría sentido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. ""las metáforas son peligrosas.Con las metáforas no se juega. El amor puede surgir de una sola metáfora."

    Y es totalmente cierto. Esa parte es genial."

    Ojalá fuera verdad;qué optimismo inmoderado.
    Hola soy Robín García Sáiz; me huele como que nos vimos un día que yo no presentía nada y que vos te presentastes.

    ResponderEliminar
  12. ¿Sí? No lo recuerdo. Bienvenido igualmente :).

    ResponderEliminar
  13. Era en una plaza en honor de Unamuno, me dijistes que eras emily roberts y yo pensé: damasiado americana, esta chica para mí gusto aunque no está mal y me fuí sin saber lo que perdía , sólo y sin entender.

    ResponderEliminar
  14. Ahora mismo no caigo, pero tal vez podríamos volver a encontrarnos otra vez, nunca se sabe ;).

    ResponderEliminar
  15. o dejar de lado el vértigo, de una vez y para siempre...

    ResponderEliminar