sábado, 27 de diciembre de 2014

en venta.

(Karen Bell)

la equívoca intersección del vuelo y de la pérdida
Gabriela Wiener


Mi soledad
mi soledad es un libro en alemán
al principio lo leía a conciencia
con el diccionario en la página treinta estaba entusiasmada
en la cincuenta tenía ojeras y arrugas de padre severo
en la setenta lo he lanzado a un rincón 
junto a unas revistas viejas y otras cosas
que no voy a llevar a cabo

que me lo pida alguien en préstamo
que no me lo devuelva

Letitia Ilea


grito porque estoy harta: así comienza Sobre pérdidas y ganancias, la antología bilingüe que ha editado Valparaíso de la poeta rumana Letitia Ilea, hasta ahora inédita en español. Sobre pérdidas y ganancias es un libro de la desolación ante la pérdida, sí, pero también un estudio de cómo enfrentar la pena cuando ya no nos queda nada más que perder. nosotros estamos aquí y hablamos de la muerte, dice, ¿será que ya no la temen? ¿Será que ya han aprendido el juego de los mayores? nosotros estamos aquí y hablamos de la muerte. como si estuviéramos vivos / como si en un momento estuviéramos listos (pero no). Para Letitia crecer significa colocar dos cajetines con las palabras "pérdidas" y "ganancias". Y saber que al fin y al cabo, son lo mismo: aquello que no nos van a devolver.

De pérdidas trata también el poemario de Gabriela Wiener, Ejercicios para el endurecimiento del espíritu (La Bella Varsovia, 2014). Y es que, ¿no es maravilloso también perder la guerra?, se pregunta la autora. A través de una especie de diario basado en fechas y lugares que no coinciden con el estado del cuerpo vamos descubriendo las oquedades del alma, ante la duda de no saber si es mejor quedarnos llenos o que nos dejen vacíos: la naturaleza no es un hecho irrevocable. Así, la autora concluye, nos toca ser valientes cuando menos lo queramos.

Así estos dos libros valientes escriben unos mapas para ayudarnos a ver la luz cuando no nos encontramos ni a nosotros mismos. Quizá saldremos más o menos honrosos, quizá con más o menos dolor, a dejar las cosas que ya no nos sirven en ese mercadillo que era nuestra vida de antes. A estar en tránsito, y a poner en venta aquellos sentimientos gastados que ya nadie quiere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada