jueves, 17 de mayo de 2012

un viaje largo.






a esta altura
todo pensamiento
provoca turbulencias

(Rodrigo Álvarez)


Isla de edición (Paradiso, 2012) llegó nadando hasta mi buzón aquí donde siempre llueve. El título responde a la cita de Waly Salomão, a memoria é uma ilha de ediçao. Y así, durante las siguientes páginas, el poeta recrea las experiencias vividas una y otra vez, como un cuadro impresionista, viendo siempre la misma escena bajo distinta luz. Así, las imágenes se suceden jugando a despistar la memoria: si supiera / copiaría el programa / para retocar / aquel viaje a la costa // a la foto / le inventaría / una mano paterna / posada en su hombro, porque la palabra y la imaginación son los únicos que pueden editar los recuerdos y corregirlos, repetir el viaje, ahora dentro, con las visitas memorizadas, las sonrisas sin terminar, los París que hacemos nuestros. Y al final, el reproche, el quizás: ... entonces hubiese comprendido aquella espesura // podríamos haber navegado / aguas más profundas y no / quedarnos en la incertidumbre / de un puerto de marea tan baja. ¿La memoria es un signo de extinción? ¿Un museo de barcas encalladas? ¿O sólo un hilo que caminamos haciendo equilibrio para no caernos pero sin el que es posible continuar? Yo digo: la memoria es el tiempo.

2 comentarios:

  1. ¿La memoria es un signo de extinción?

    *.*

    ResponderEliminar
  2. O la metástasis de la vida ?...
    Habrá que leer el libro...

    bsos

    ResponderEliminar