lunes, 6 de febrero de 2012

el lugar donde vagaban los pájaros.

(Brighton Pier, 5 p.m.)

He soñado que los pájaros eran sirenas en el muelle de Brighton que desaparecían al anochecer sumergidas en luces de colores. De eso hablábamos. Cuando llegué a casa no había nadie esperando. Quien dijo que la luz no bastaba nunca vivió en el norte. A veces, la luz es lo único suficiente: la luz no espera a nadie. Tú dijiste hace frío. Y dormimos sobre la nieve en lugar de ver.

8 comentarios:

  1. Fantástico, lo digo desde Londres, desde la demanda de luz inexpresable. A veces aspiro fuerte por intentar iluminar mi esqueleto, mi esqueleto es nieve solar.

    Precioso blog.

    ResponderEliminar
  2. me gusta la última frase mucho, y el texto en general. luces en ciudades grises. que nadie les quite su textura.

    ResponderEliminar
  3. luces de colores que dan calor :)

    ResponderEliminar
  4. ¿Sigue ahí el parque de Atracciones en el mar?

    ResponderEliminar