martes, 12 de mayo de 2015

La puerta abierta.


Para soñar contigo tuve que enterrarte
En el sueño, tu muerte parecía un diluvio
No podía salvarte, aunque lo intentase
Tú ya habías elegido el agua

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada