viernes, 5 de octubre de 2012

alguien aquí también tenía que morir.



El animal señala, no mira.

El animal pide, no da.

El animal. Su lengua. Tan áspera.

7 comentarios: