domingo, 8 de julio de 2012

Esa es la tarea.



El poema que no paro de releer en este último mes. Tarea, obligación, moral. Azul. Verano. Dolor. Poema. Mi tarea. Blanco. Nada.

Intenta alabar al mundo herido.
Recuerda los largos días de junio,
fresas silvestres, gotas rosadas de vino.
Los hierbajos que metódicamente invadían
las casas abandonadas de los desterrados.
Debes alabar al mundo herido.
Mirabas yates y barcos,
uno de ellos tenía que emprender un largo viaje,
al otro le aguardaba sólo la salobre nada.
Veías refugiados caminar hacia ninguna parte,
oías a los verdugos cantar
alegremente.
Deberías alabar al mundo herido.
Recuerda aquellos momentos, en la habitación blanca,
cuando estabais juntos y el visillo se movía.
Vuelve con la mente al concierto, cuando estalló
la música,
Recogías bellotas en el parque en otoño
y las hojas sobrevolaban girando las cicatrices de la tierra.
Alaba al mundo herido
y la pluma gris perdida por un mirlo,
y la luz delicada que vaga y desaparece
y regresa.

--Adam Zagajewski.

(Versión de Elzbieta Bortkiewicz.)

3 comentarios:

  1. Qué preciosidad de poema, de lo mejor que he leído últimamente. Es simplemente... ay. No sé...

    Gracias

    ResponderEliminar