martes, 26 de abril de 2011

paisaje inundado.


(Ilustración de Erika Kuhn)



We have lingered in the chambers of the sea
By sea-girls wreathed with seaweed red and brown
Till human voices wake us, and we drown.

(T.S. Eliot)


Nadie quiere hablar de la muerte o de la fidelidad. Nadie quiere hablar de los barcos ni de las sirenas. Nadie quiere hablar. Es mejor no hablar. (Pan, Pan is dead.)

9 comentarios:

  1. Me siento inundada por las mismas palabras no dichas. Gracias, Emily, por hacerlas visibles.

    ResponderEliminar
  2. Coincido, muy linda ilustración!
    Saludos, Emily.

    A.

    ResponderEliminar
  3. El problema de hablar es llegar a comunicarse, al comunicarte de verdad, estableces un puente, al cruzar el puente descubres al otro. Nadie quiere saberse descubierto, que los demás noten su pequeñez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. "nadie quiere hablar".
    Manda cojones. Hoy he oido unas 1.500 veces "The sound of silence".
    Este silencio lleno de ruidos va a matarnos.

    Un beso-palabra para tí.

    ResponderEliminar
  5. bonita canción,
    merci a tous,

    palabras llenas de besos:**

    ResponderEliminar