miércoles, 29 de diciembre de 2010

saboreamos algo vacío y último.

la noche es la noche, comienza con la mañana,
me tiende junto a ti.


(Paul Celan)





Vuelvo a mi habitación de adolescente, con mis discos de adolescente, con mis libros de adolescente que nunca más leeré, con mi vida de adolescente resbalando por las paredes. Me miro en el espejo y sigo pareciendo una adolescente, quizás, pero yo ya no soy la misma. Ya no soy la adolescente insegura y temerosa, o aquella niña lejana de los cajones llenos de fotos antiguas. Vuelvo a mi habitación de adolescente siendo ya casi una adulta, teniendo casi veinte años, y habiendo vivido más en este último año (me da la sensación) que durante toda mi vida. El año en el que me atreví a ser valiente y a arriesgar. El año de los descubrimientos y los dolores sutiles. Dos mil diez, el año de la poesía. El año de conocerse y de desconocerse. De las tierras extrañas. Del pasado borroso y titilante. El año de Pizarnik. El año en que fui.


+ Una traducción.
+ I Gala Joven.

10 comentarios:

  1. tiempo es de que la piedra pueda florecer,
    de que en la inquietud palpite un corazón.

    (Paul Celan)

    ResponderEliminar
  2. me recuerda a mis canciones de la adolescencia, a las que he regresado últimamente.

    ResponderEliminar
  3. visitar el pasado
    de vez en cuando
    o vivir varias adolescencias
    múltiples.

    ResponderEliminar
  4. la raíz es el dibujo del siguiente paso

    (paladea el momento)

    ResponderEliminar
  5. el trazo borroso, el futuro vislumbrado.

    el temblor, el presente.

    ResponderEliminar
  6. El año de Pizarnik. El año en que fui.

    Decirlo así. Decirlo tu. Mencionarla, me hecho hecho recordar una frase, de un amigo recientemente fallecido. Me hubiera gustado presentarte. Era una persona-poema. Es, mejor dicho...

    "soledad no moriste en soledad
    por eso tu muerte no se llora
    simplemente la izamos en el aire."
    mario benedetti

    Y más que su muerte, su poesía.
    Y la tuya, claro...
    Y ya que fuiste, vive.

    m.a

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias, Miguel-Ángel. Benedetti era una persona-poema. Y lo seguirá siendo, a través de su poesía.

    ResponderEliminar