martes, 17 de agosto de 2010

papá, mamá.

De papá heredé el amor por la música y las nuevas tecnologías, la curiosidad por saber cómo funcionan las cosas. La impaciencia y la testarudez. El trabajo duro. Los labios. Querer satisfacerme a mí. Que me guste conducir.

De mamá heredé el amor por las artes y las letras, por la filosofía y el pensamiento científico. Las ganas de viajar. Las manos. No comer carne. La fuerza y el esfuerzo. La introversión. Querer satisfacer a los demás. Que me guste conducir.

¿Y qué es mío? La habilidad y el interés para los idiomas. El interés por la moda. Este pelo indomable. La constancia para terminar las cosas. El desarraigo. El idealismo mágico. Mi inocencia ingenua. Mis ojos insondables.

Mamá, papá:
Hicisteis en una coctelera
una mezcla explosiva.

2 comentarios:

  1. Todos somos un cóctel de distintos sabores, pero deliciosos a nuestra manera =P.

    ResponderEliminar